domingo, 23 de agosto de 2015

I





Yo que soy del pasaje a 500
Del  “compre la curda el que tiene barba”
Que se la pasaba paseando después del liceo
Que voy lento como un pueblo
Pero me miento y me digo de cuidad

Yo que soy del tomarme un toddy todas las tardes
Y juga play en casa del Gordo
O jugar futbol hasta que la noche no te deje ver
Y después ver las estrellas del cielo o de las películas
Deseando ser algo interesante de grande.

Que voy a saber yo
Del hacer cola por Harina Pan
Y el “no bajo a Caracas porque subieron el pasaje”
 Y “Que si voy a casa del vecino que no sea muy tarde
Porque Venezuela esta candela y este gobierno…”

Que voy a saber yo
De la burguesía paraimperialista
Y de las lecturas de Marx de derecha a izquierda
De izquierda a derecha
Y que se den media vuelta y bailen el círculo

No me pregunte por el amor libre
Ni  derechos humanos
Si todavía no he comprendido
Porque la vecina solo quiere a la gente con Camioneta
O mi amigo porque decidió casarse a las 23
Por todavía extraños los zapatos rotos
Ir a donde Joaquín con 5 bolos
Y camina por la calle a cualquier hora.
No me pregunte sobre nada
Porque yo todavía me ilusiono
Por el beso en el cachete
De la vecina. 

De Luis Baiz



jueves, 6 de agosto de 2015

IV




Pienso en esos tíos míos de otro tiempo
tratando de olvidar despechos en las vespertinas del Rialto
con película de Tarzán o de Resortes
tratando de ahogar sus lágrimas en la catarata sonora de las rockolas
oyendo a María Luisa Landín o Vicentico Valdés / para olvidar
para olvidar y no dejarse golpear así no mas por la vida
para darle frente de algún modo  entre rones y tercios
averiguándoselas como podían
para olvidar


Pienso en esos viejos que alcanzaron a ver los tranvías
y el Hotel Majestic todavía en pie
y cómo me veo repetido hacia atrás en el tiempo
cuando me refugio en un cine /como ellos
para olvidar también yo mis despechos / y fracaso
también como ellos fracasaban y perdían
en la sala del Ayacucho / en la sala del Principal
porque aunque no quería
te llevo / como una rémora en la vida
te voy llevando
y sobre los ojos de los  protagonistas
veo tus ojos sobreimpuestos / tu imagen siguiéndome
y en esas bocas extranjeras veo tu boca
que me hablan en perfectísimo inglés y que me besa
como en las películas de guerra los soldados
en los muelles de bambú/ besaban a las geishas
en la primera noche de ronda que tenían
después  de la batalla ésa en que morían
no sé cuántos alemanes/ japoneses
submarinos que estallaban / cataclismo de peces
y regresaban triunfantes / siempre los otros
 de El Alamein lejano o de Sicilia


Así fracaso yo / que no te olvido
ni en los cines
ni en las tristes rockolas de los bares
ni en los tristes tocadiscos
ni escuchándole decir a Tito Rodríguez
que el que se fue no hace falta
 que hace falta el que vendrá/ y que ya no me importas
tú / pero mentira
si de nada sirve Cheo Feliciano
para ese olvido que no quiere darse
si hay amores que nunca en la vida / si hay amores
y  lo mismo que esos tíos míos
solteros o viudos o casados o muertos
no te olvido yo / como no pudieron olvidar ellos
a pesar de las películas de Arturo de Córdoba
y de las canciones de Toña La Negra
porque en el fondo no querían
así como yo no quiero

De Rafael Castillo Zapata

Toy Story



Lo recuerdo: me miraba 
altanera desde la cima 
de un G.I. joe.

No pude matarla
aquella caja 
no era su ataúd

Recuerdo el día que descubrí 
una          cucaracha 
en el baúl de los juguetes

y supe que era tiempo
 de crecer.


Alejandro Castro 

lunes, 24 de febrero de 2014

Tía Sinn






Suerte que siente el soltero
si duerme en tu boca y encuentra
mieles y especias frescas
sonrisas de tinta y pinceles,
tejidos en cimas tendidos
prendidos por climas ardidos;
ojos azabache
que en sombras no están perdidos.

Amazona, diosa cuasi espejismo
lluvia lunar que me empapa
gotas derrapan y escapan
causando en sus hierbas sismos

Entre espacios me transporto
fluyo cual dragón de agua.
Bombas recorren y son nada
cuando vuelven dragones
a presionar tu espalda.

Se es feligrés
del porvenir si no lo ves
pero de a mes que te ame
pones más mi fe alrevés;
creencias no extravío
así tenga más de tres

De Luis David Esparragoza